ARTICULOS DIVULGATIVOS

 

LA ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Introducción

En la sociedad actual, caracterizada por un mundo globalizado y fuertemente influido por las nuevas tecnologías o TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), se da el marco ideal para que se den complejas interacciones entre dichas tecnologías, las relaciones humanas y los procesos cognitivos y emocionales. Me estoy refiriendo, concretamente, a que las TIC, si bien esenciales en su conjunto para el desarrollo de la sociedad, abren un nuevo escenario en el cual es muy fácil la obtención de placer, especialmente en la adolescencia, pero que su abuso o mal uso tiene consecuencias negativas, dándose riesgos importantes para la salud física y mental. Ciertamente, estos riesgos serán mayores en función de la personalidad de base de las personas usuarias. Cabe destacar que la adolescencia, de por sí, es una etapa compleja en la vida de les personas, caracterizada entre otras cosas, por las dificultades para medir adecuadamente los riesgos, dada la falsa sensación de invulnerabilidad del adolescente.

Las TIC nos ofrecen innumerables ventajas, entre las que podemos destacar:

No obstante, todas estas ventajas también se pueden transformar en inconvenientes:

 ¿Cuándo nos hemos de empezar a preocupar?

Son los adultos, especialmente los padres, los primeros en detectar si se está dando el inicio de una dependencia a las TIC. Los padres han de poder conversar de forma natural con sus hijos para poder diferenciar si nos encontramos ante un mal uso o un abuso de las TIC. Las principales señales serían: descenso del rendimiento escolar, menor comunicación con la familia, aislamiento, pasando largos periodos del día encerrados en su habitación, cambios de humor, o uso del teléfono móvil a deshoras o en momentos no adecuados.

Si realmente sólo se trata de un mal uso de las TIC, la resolución del problema pasa por el establecimiento de ciertas normas para el uso de las mismas, acordadas entre padres e hijos.

No obstante, en muchos casos, estos comportamientos no esconden más que conflictos anteriores no resueltos, que el adolescente intenta resolver o olvidar a través de este mal uso o abuso de las TIC. Es aquí donde el papel del psicólogo cobra relevancia para poder abordar adecuadamente esta problemática.

 

Angeles Codosero Medrano
Psicóloga clínica y psicoterapeuta psicoanalítica

Este artículo puede ser reproducido siempre que se respete su integridad y se acompañe de la siguiente línea de crédito en la misma página en que aparezca el mismo y conservando los respectivos enlaces:

Autor: Angeles Codosero Medrano. Psicóloga clínica (Col. núm. 6267). CENTRE DIAGONAL. BARCELONA.  www.centrediagonal.com/

Volver a página principal 

Página creada: 10.06.2018  Actualizada: 11.06.2018