ESTRÉS

 

¿Qué es el estrés?

El estrés (del inglés stress, ‘fatiga’) es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada.

El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, a pesar de lo cual hoy en día se confunde con una patología. Esta confusión se debe a que este mecanismo de defensa puede acabar, bajo determinadas circunstancias, frecuentes en ciertos modos de vida, desencadenando problemas graves de salud, como por ejemplo úlceras gastroduodenales o insomnio crónico. Cuando esta respuesta natural se da en exceso se produce una sobrecarga de tensión que repercute en el organismo, y provoca la aparición de enfermedades y anomalías patológicas que impiden el normal desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano. Algunos síntomas son los olvidos (incipientes problemas de memoria), alteraciones en el ánimo, nerviosismo y falta de concentración, entre otros.

 

¿Cuándo es necesario consultar a un especialista?

Cuando el estrés se presenta en forma excesiva o crónica constituye una enfermedad que puede alterar la vida de las personas, siendo aconsejable, en este caso, consultar a un especialista. El estrés crónico o agudo está relacionado con los trastornos de ansiedad.

Las características esenciales del trastorno por estrés crónico o agudo es la aparición de ansiedad y síntomas disociativos (sensación de irrealidad, “embotamiento”, aturdimiento, desapego, incapacidad para recordar un aspecto importante de un trauma, etc.) que tienen lugar con posterioridad a una situación vivida como traumática para la persona.  Después del acontecimiento traumático es habitual que la persona lo reviva una y otra vez, y normalmente hay un comportamiento de evitación de aquellos estímulos que pueden hacer aflorar el acontecimiento traumático. Todos estos síntomas interfieren en la actividad cotidiana del individuo, que se puede sentir irritable, confuso, frustrado, abrumado por acontecimientos que antes afrontaba sin dificultad, o sin interés por las relaciones sexuales.

También existe el llamado “estrés postraumático”, que se caracteriza por la aparición de los síntomas característicos descritos del trastorno por estrés agudo, pero que se da como consecuencia de la exposición de un acontecimiento estresante y extremadamente traumático, donde el individuo se ve envuelto en hechos que representan un peligro real para su vida o cualquier otra amenaza para su integridad física (accidentes, torturas, agresiones sexuales, atracos, actos terroristas, violencia de género, …).

Autor: Angeles Codosero Medrano. Psicóloga clínica (Col. núm. 6267). CENTRE DIAGONAL. BARCELONA.  www.centrediagonal.com/

Volver a página principal 

Página creada: 05.02.2012  Actualizada: 10.06.2015