PSICOTERAPIA INFANTIL

Muchas veces los niños tienen comportamientos que los padres no entienden. Conocer y entender el porqué de lo que los hijos hacen puede ser la clave para resolver la situación. Cuando los comportamientos generan dificultades, conflictos o malestar, es recomendable la asistencia a un psicólogo.

El psicólogo entrevistará a los padres, construyendo conjuntamente la historia de vida del niño. En éste proceso se va entendiendo la personalidad del niño, y se sientan las bases para ir buscando la solución a lo que le pasa.

Se definirá, también, la problemática a tratar o motivo de consulta. Éste se relacionará con la historia de vida contada.

Paralelamente el psicólogo observará el comportamiento del hijo a través de los juegos y el dibujo. Ésta es la manera como los niños explican lo que les pasa. El psicólogo usa la interpretación para descifrar esta manera de comunicar del niño. El uso de tests para evaluar la personalidad o el estado de desarrollo del niño también es frecuente. Si es necesario, también nos ponemos en contacto con el colegio o el tutor/a  del niño. Todo ello se decide en función del motivo de consulta. Este proceso puede llevar algunas sesiones, y es lo que se conoce como fase diagnóstica.

A partir de aquí el psicólogo  podrá definir el diagnóstico, y este es el punto de partida de la terapia psicológica. En ese momento se definirán la frecuencia de las sesiones y el tiempo de tratamiento que se estima como necesario.

Con el inicio del tratamiento, psicólogo y padres, pensaran conjuntamente una serie de estrategias para cambiar la manera de relacionarse con el hijo. A su vez, el niño, encuentra en el terapeuta una persona externa que le anima a hablar de lo que le pasa,  y cuando verbaliza el sufrimiento, el niño supera parte de sus dificultades.

Pequeños gestos de los padres en la manera de tratar al niño llevan a grandes cambios en su conducta.

El desarrollo de los niños es un proceso que puede presentar oscilaciones, pasando por momentos de estancamiento, de regresión, y por momentos de dificultades, que se manifiestan de diversas maneras, y que muchas veces requieren de apoyo profesional del psicólogo infantil.

Las dificultades más habituales son:

 

Mutismo
Tartamudeo

Agresividad
Baja tolerancia a la frustración
Desafío
Hiperactividad (Artículo de la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas-FEAP)
Mentiras

Negativismo

  • Dificultades en la alimentación

Negativa a comer
Rumiación
Vómitos

Enuresis (nocturna i diurna)
Encopresis

  • Dificultades en la psicomotricidad
  • Dificultades en la escuela

Bajo rendimiento
Fracaso escolar (Artículo divulgativo)
Inadaptación escolar
Falta de concentración y/o atención
Falta de motivación

  • Trastornos del sueño

Dificultades para conciliar el sueño
Pesadillas (Más información)
Sonambulismo
Terrores nocturnos
(Más información)

  • Trastornos por ansiedad

Desinhibición y/o inhibición
Fobias y miedos (Más información)
Movimientos estereotipados
Mutismo
Manías y obsesiones (Más información)
Separación parental
(Artículo divulgativo)

  • Trastornos psicosomáticos

Asma
Dolor abdominal

Dolor de cabeza (cefáleas)

  • Prevención y detección precoz de trastornos mentales
  • Trastornos graves del desarrollo infantil

Psicosis infantil

(Artículo divulgativo: La necesidad de poner límites en la infancia y la adolescencia)

Para pedir cita en Barcelona, con los psicólogos infantiles, puede llamar al teléfono 93 410 49 64 / 618 678 148.
Si desea solicitar información en relación a cualquier aspecto relativo a psicología de niños puede hacerlo en nuestra dirección de correo electrónico.


Volver a página principal 

Página creada: 29.06.2009  Actualizada: 15.12.2017