TERRORES NOCTURNOS

 

¿Qué son los terrores nocturnos?

Los terrores nocturnos son uno de los trastornos del sueño más frecuente en la infancia. Se los clasifica como parasomnias, debido a que son trastornos episódicos durante el sueño, los cuales durante la infancia están relacionados por lo general con las fases del desarrollo del niño. Se trata de alteraciones del sueño que suelen aparecer en el primer tercio del sueño, de forma brusca, y duran unos tres o cinco minutos, aunque en algunos casos duran un poco más. Pueden aparecer a cualquier edad, pero lo habitual es que se den en la infancia, siendo más frecuente en niños que en niñas, teniendo más incidencia entre los tres y doce años.

¿Cómo se manifiestan?

Son episodios nocturnos de pánico y terror intensos que se acompañan de gritos, movimientos bruscos y descarga neurovegetativa (taquicardia, taquipnea y sudoración…). El niño se levanta dando un grito de pánico, normalmente durante el primer tercio del sueño nocturno. Con frecuencia se precipita hacia la puerta como tratando de escapar a pesar de que rara vez llega salir de la habitación. Los esfuerzos de los padres para modificar esta situación pueden, de hecho, producir un temor más intenso, puesto que el niño no sólo es incapaz de responder a ellos, sino que además puede estar desorientado durante algunos minutos. Al despertar, y los padres explicar lo que ha ocurrido, no recuerdan nada, no tienen conciencia de lo ocurrido, y se muestran confusos y desorientados.

¿Qué podemos hacer?

1.- Siempre estar presentes en el momento que ocurren. Intentar calmar y tranquilizar al niño, estando junto a él y abrazarlo, aunque no responda a estas actuaciones.

2.- Nunca intentar despertarlos. En muchas ocasiones se pueden calmar, sin despertar. Con esto evitaríamos la situación de confusión y desorientación.

3.- Regular los horarios de sueño, asegurarse de que el niño duerme lo suficiente y consigue descansar.

4.- Cuidar o evitar situaciones que provocan ansiedad, estrés, tensión emocional; pues puede ser un factor que favorezca la aparición de terrores nocturnos.

¿Cuándo los padres se han de preocupar?

Cuando los terrores nocturnos aparecen con cierta frecuencia y/o van acompañados de otros síntomas como enuresis, astenia, apatía, aislamiento, inhibición en el juego... En estos casos es aconsejable consultar con un psicólogo infantil, con el objetivo de realizar un diagnóstico diferencial.

 

Autor: Angeles Codosero Medrano. Psicóloga clínica (Col. núm. 6267). CENTRE DIAGONAL. BARCELONA.  www.centrediagonal.com/

Volver a página principal 

Página creada: 27.11.2010  Actualizada: 12.06.2015